Posts Tagged ‘errede’

Premios Soberano: HOMENAJES & GRAN SOBERANO 2017. (3/3)

03/29/2017
soberano 2017
`Honor a quien honor merece`, siempre funciona como cliché. Y nada mas grato que ver a figuras como las homenajeadas en esta gala.
Leonardo Paniagua.
Es uno de los primeros artistas del género bachata en realizar un cover de un éxito internacional, como lo es “Chiquitita” de la banda sueca ABBA. Además, uno de los primeros del género en tener contrato exclusivo con disqueras emergentes y convertirse en estrella internacional. Decíamos durante la premiación que debería rendírsele un tributo póstumo a Radhames Aracena, directivo de Radio Guarachita en nombre de su esposa Doña Zuni, quien aún vive, y por quien el sello disquero lleva su nombre: Zuni Records. Este reconocimiento no es solo de Leonardo, sino de toda esa generación que trilló el camino que disfruta hoy la bachata.
soberano leonardo paniagua
Papa Molina.
Estampa de la música popular, tradicional y folklorica dominicana. Desde la Orquesta San José, el señor Molina se convirtió en un referente desde 1942, cuando ingresó como primera trompeta, y que realizaba sus presentaciones radiales a través de La Voz del Yuna. Tiempo más tarde, Molina pasó a ser director de dicha orquesta, la cual llenó una época dentro de la música bailable en la denominada Era de Trujillo.
soberano papa molina
Cuco Valoy.
En algún momento, cada uno de nosotros hemos tenido que aclarar que Cuco Valoy es dominicano. Y a pesar de un auto-exilio y declarando en una ocasión “No volveré a República Dominicana hasta que muera Balaguer”, El Brujo ha sido una de las mejores cartas de presentación del país en todo el mundo, y en varios géneros. Tanto así, que por ejemplo, en Colombia lo reconocen y valoran más que en nuestra tierra. Pero bien, celebremos a un hombre que ha dado tanto por nuestra música, desde Los Ahijados, Los Virtuosos y La Tribu. Dato: Ramón Orlando ganó en 1992 el máximo galardón otorgado por Acroarte, y 25 años después lo gana su padre. Esto los convierte en la única pareja de padre e hijo en ganarlos.
soberano cuco
La Coco Band.
Esta orquesta cambió las reglas del juego para hacer merengue, con Pochi Familia, Kinito Mendez y Bobby Rafael en una primera alineación que grabó 4 producciones. Reconocimiento a Mateo San Martín desde el sello Kubaney Records, por la confianza en este proyecto (EPD). Fueron tiempos inolvidables, de cuando eramos cocotuces.
Ya en una segunda etapa, La Coco presenta a Pochi junto a Raffy Diaz, José Veras y el mejor intérprete de merengue moderno: Henry García.
No nos sorprendimos cuando durante su actuación, pudimos ver a Fefita La Grande en primera fila, tripiandose a los cocotuces. Solo me preguntaba: ¿donde estarán Los Chavales, aquellos que bailaban el Bala Bala, y ganaron ese concurso de baile en La Super Tarde?
Gracias a la Coco Band por salvar la noche.
soberano coco band
pb._

Premios Soberano 2017: lo positivo (2/3). –

03/29/2017
Soberano 2017 pacha.jpg
No hay nada tan malo que no tenga algo bueno, dicen. Y fíjense que encontramos puntos positivos en esta entrega de los Soberano 2017. Pocas luces, pero sirven para auyentar las sombras que arrojaron.
Empecemos por el intro desde la Plaza de la Bandera con su torre Eiffel de fondo. Bien de escenografía y evocación parisína en un show de entrada con dos grandes de nuestra música: Juanlui y el Caballo Mayor. Seguimos por la
conducción de Francisco Vásquez. Magnífica elección con un muchachón del cibao, alguien fresco a la vista y que se maneja bien.
Para sorpresa de muchos, El Pachá no hizo el ridículo y hasta gracia nos hizo ver como Michael Miguel y Jochy Santos le acompañaron. Este tipo de esponáneidad le hace bien a una gala que muchas veces, se torna rígida y forzada. En cuanto a nuestra amiga Pamela Sued, no todo es tijera y acabadera, porque tuvo su momento `creativo` al manejar la situación de la caída de su microfóno. Algo es algo, Pam.
Un momento donde toda la república debió detenerse y aplaudir desde cualquier rincón de la isla, fue el reconocimiento a Freddy Ginebra. No hay palabras suficientes ni actos de homenaje para agradecer el mecenazgo de Casa de Teatro en el país. Eso sí, muy deslucido y escueto. Loor para El Duende.
Por igual, el reconocimiento a Papa Molina y Josefina Miniño es justo. Aunque tengamos que esperar que Doña josefina lea todo lo que quiera, aún si llevaba una guía telefónica impresa, agradeciendo. Se lo merecen ambos. Gente como ellos forjaron nuestra identidad, sin importar las épocas.
En otro apartado, para el artículo inicial hacía mención de la experiencia, y es que Milly Quezada puede hacer lo que le da la gana y está bien. Y es bueno. Bien de vestuario, bien de presentación, bien de cantar en vivo. Aprendan Urbanos.
Y por último, aunque decía que fue todo un desacierto el modo en cómo se presentó y ese desconcertante final, reiteramos el homenaje a nuestra tambora a modo de beatbox. Esas `pequeñeces` nos dan a entender la grandeza de nuestras raices y valores culturales.
¿Ya vieron que no todo siempre es tijera?
Ahora, de ñapa aquí les dejo los momentos WTF?!
– Los “Gracias a Dios”.
– Manny Cruz ganando.
– Esa tiradera de Pamela a Charityn.
– Los premios por turnos. #YoMeEntiendo
– El chipeo de Manny Pérez, pero estuvo cómico.
– El “trompezón” de Dafne.
– El Conani en el Teatro Nacional.
– Segmento de Urbanos, sin sincronía en el intro.
– La gente preguntando: ¿quién es Jayson Guzmán?
– Vicente Garcia, “nueva revelacion de la musica”.
– En Acroarte no sabían que Vicente participó con un grupo ganador de un Grammy.
– Bien de segmento con gente que no fue.
– Falta de coordinación entre los presentadores. Casi hacen un Warren Beatty.
– Bien de interactividad: voice note en vivo por El Torito, siendo El Torito.
– Un ex rockero ganando Merengue del Año.
– Una extranjera presentando música autóctona.
– fanS, la palabra de la noche.
pb._

Premios Soberano 2017: lo negativo (1/3). –

03/29/2017

soberano 2017 presentadores

Cada año nos cuesta menos pasar balance a la gran fiesta nacional del arte dominicano, y la tarea nos resulta fácil por la cantidad de errores que se repiten y que ya conocemos de memoria. Gracias por hacernos la tarea menos tediosa, de verdad.
Pero en fin, otro año mas que vemos esta premiación y al menos cojean de la misma pata: producción. Vamos, que el respeto para Edilenia Tactuk sigue “intaKto”, pero creo que la sabotean.
Aquí los puntos negativos para “salir de esto” rápido.
Iniciando porque quizá la producción debió `cargar` con el compromiso de aceptar una elección no muy acertada con la presencia de Pamela Sued en la conducción.
Lo sentimos, pero no pegó una la niña. Pero no todo el crédito se lo lleva ella sola, sino también que los guionistas se llevan su tajada de culpa por ese diálogo tan insípido y acartonado o sea, force nivel sayayín. Estamos en 2017, ya plis.
Algo que notamos desde el inicio de la ceremonia con el número musical de Juan Luis Guerra y Johnny Ventura, es el tema sonido. Ahí nos dimos cuenta que nada podía salir bien por el resto de la noche.
Como de costumbre,  muchos baches, tiros de cámara sin previo cue y esos microfónos abiertos, que ni que fueran un “open mic” de Stand-Up. Y claro, no podían defraudarnos los asistentes y/o nominados al dejar el Teatro casi vacío o mejor aún, no asistiendo a recibir su premio (aunque ya supiesen de antemano que eso era de ellos).
En cuanto a las presentaciones, da pena y lástima e incluso, lastima en los oidos escuchar un doblaje “tan perfecto de audio”, pero al usar el microfóno en vivo se notara esa baja calidad. Punto menos para los Urbanos, donde hasta Cuco Valoy y Milly cantaron en vivo y les quedó mejor. Dicen por casa que la experiencia no se improvisa. En defensa de los Urbanos, nunca habian sonado menos disparatosos. Ah, y lo siento por Huey Dunbar, que se gualló nítido en vivo.
CONSEJO:  saquen un canal aparte para el audio de la sala, y otro para la transmision.
Siguiendo con los números musicales, dio pena que la parte del beatbox dedicado a la tambora, haya terminado deslucido pasando sin pena ni gloria. Caray, nuestro instrumento nacional. En cuanto a Vicente García, excelente participación, pero revisen eso señores, que Vicente no es ninguna “nueva revelación musical”. Ya tiene unos 10 años de carrera entre proyectos y solista, pero que se haya consolidado ANTE LOS OJOS DE LOS FARANDULEROS EN EL PAIS, ya son otros 500. Documentense acroartianos.
Ah, y mi segmento favorito donde sufro cada año: el In Memorian.
No acabamos de entender el afán de darle mas protagonismo a quien interpreta una canción que a las imágenes que nos recuerdan a esas figuras ya fallecidas.
REPETIMOS: una cosa es lo que sucede dentro del Teatro y otra, lo que los televidentes ven en sus casa.
Y la “cherry” de la noche va para Cheddy, que como dijo alguien en las redes: es el Pachá de las mujeres. Cuanto rinde la muchacha.
RESUMEN: seguimos viendo unos premios tan años 90s, desde el guión hasta los números musicales. Y OJO, ya el rating de los Soberano hace años que no es el mismo a nivel de credibilidad. La gente ve esos premios porque “hay que verlos”, pero no porque esperen ven algo coherente.
Hasta el año próximo.

pb._

Premios SoberAno 2015 (1/2)

04/15/2015

premios-soberano-2015b
Pero como no todo es malo, también hay que ser justos.
Es lamentable que estos premios hayan “evolucionado” mas hacia el performance de las presentaciones de los artistas y/o invitados internacionales, que en torno a los mismos premios en sí. Ya la ceremonia de premiación no es el eje central de la misma. Pero siempre queda algo bueno.

Debo decir que de la Alfombra Roja, lo mejor fue el trabajo como moderador de Francisco Vásquez, y de Francisco Sanchis comentando sobre la moda de la pasarela.
Punto para El Gallo Lester que entró como gallo a su gallinero y acaparó la atención de las pollitas y el lente de los fotógrafos que cubrieron la actividad.

Para el inicio de la transmisión, a pesar de que todos estabamos preguntándonos qué sucedía, me pareció muy buena forma de anunciar a los nominados a obra de teatro, pero si hubiesen justificado esa entrada haciendo saber que estamos en el año del teatro, quizá todos nos enteraramos a tiempo. En fin.
La apertura con Fernando Villalona con sus hermanos (y unas cuantas libras que no le dejaron hacer bien el paso del dominó), estuvo a la altura. Pero estamos en 2015, ¿ok?

En general, los números musicales estuvieron formidables, si dejamos de lado el constante problema técnico con el sonido desde el teatro, y un eco que hacia retumbar nuestros parlantes.

Buenas las apariciones de Trompo Loco, Los 3 Temores y Ñeñeco. Diría que lo mejor de toda la noche. Punto extra para la interacción entre Silvio Mora y Pamela Sued.

Premios como los de Josué Guerrero, Maria Castillo o Luis José Germán, arrancaron aplausos. Se nota cuando un reconocimiento es bien recibido, no solo por el galardonado, sino por el público. Eso dice mucho. Es una verdadera lástima que muchos premios se pasaran en diferido o ni siquiera se vieran.

El segmento In Memorian fue otro punto luminoso de la velada. Yaqui y Sonia recibieron un homenaje que debió rendírseles más en vida. Pero ahí estuvieron. Aprendamos de ellos en cuanto a disciplina y sacar lo mejor de nosotros. Otra figura que me tocó bastante, fue ver la imagen de nuestro querido loco manso de la zona pero sobre todo artista, e ido a destiempo: Ney D. Henríquez.

El Gran Soberano a la trayectoria de Iván García, me resulta mas que merecido. Amén de lo que se ha ventilado sobre si se lo dieron porque era para Romeo Santos, y como no vino, pues tuvo que echar mano de quien estaba.
Creo que esa cultura, tanto por Acroarte como por los artistas que se sirven de la coyuntura del momento, debe eliminarse. Tenemos casos de figuras que “pueden esperar”. Otras que estan pasadas ya. Muchas que están en su punto siempre. Por supuesto, no se puede complacer a todo el público, pero Acroarte es la primera que debe imponer el respeto desde adentro.

Queda mucho por aprender y tachar.
Hasta el 2016, erredianos.

MB._

pb

Premios SoberAno 2015 (2/2)

04/15/2015

premios-soberano-2015

Y aquí estamos de nuevo. La tijera nos une, en otra entrega que sigue repitiendo los mismos errores.

Iniciemos por esos detalles que creíamos superados como los fallos técnicos de micrófonos que pierden la voz, digo, el audio; tiros de cámara sin coordinación aparente; gente pasandole por el frente a un entrevistado; mala dicción por los hosts; …
Más de lo mismo, en un show con dos horas de “alfombra roja” y tres en una puesta en escena que resultó aburrida y sin nada novedoso, para muchos.

Me gusta como se supera cada año esa Alfombra Roja. Vimos trajes color chele, mucho azúl eléctrico, una comparsa de algún país africano, atuendos propios de eventos taurinos, y hasta Sasha dió su número. El desubique estaba a pedir de boca y no faltó quien sintiera nostalgia por el otrora nombre de la premiación, y lo pronunciara sin rubor: Premios Casandra.
Accesar y aperturar, fueron verbos que dijeron presentes, así como bendecir a cada segundo la ceremonia. Sin olvidar esa pantalla con la señal fuera de registro y que no podía leerse nada de lo que proyectaba, ubicada en el set de transmisión de la alfombra.

Mención especial para el momento cuando Kinito Mendez casi besa en la boca a Fefita La Grande, al saludarla.
Got Madonna/Drake moment?

Ya iniciado el evento oficial, notamos un intro muy flojo para dos figuras como Mariasela y Cuquin, a quienes se les pudo aprovechar mas.
Como ha venido ocurriendo en los últimos años, no se prioriza la entrega de premios, ya sea porque se entreguen fuera de cámara o esperan generar expectativa en el público. Pero por ejemplo, no es posible que una categoria como Merengue del Año se entregue al inicio de la ceremonia, cuando es uno de los premios mas esperados casi al final.
Errores como salir a presentar un premio pero sin el sobre del ganador a mano, es grave y desluce cualquier evento. Al igual que anunciar un ganador y mostrar ante el público con cara dura, una expresión de insatisfacción, (quizá) por no ser la agraciada. We will catch you Pamela Sued.

Pasando al In Memorian, en un tuit decía que ojalá los que quedan vivos aprendieran de los que se fueron, al ver las fotos de los fallecidos. Pero por lo visto, lo que falleció este año fue el sentido común de que solo era apreciable para los presentes en la sala, mas no para los televidentes. No pudieron apreciarse las imágenes de las personas ni sus nombres. Y para completar, dicen “algunas redes sociales”, que no se vió la foto de J. Eduardo Martinez quien fuera el primer presidente de Acroarte, y que murió hace apenas unas semanas. Diiiicen. LA MEN TEI BOL!!!

Caso parecido ocurrió con el Homenaje a Oscar de la Renta. Todo fue para los asistentes de la sala. Y a lo lejos en el fondo del escenario, se pudo apreciar que algunas modelos desfilaban con vestidos del diseñador (creo necesitar un trago para poder continuar).

Para finalizar (sí, porque estoy jarto y ya tengo pique), ¿cuál es la necesidad de traer a tantos invitados internacionales, a un país donde nos sobra talento pero que le falta oportunidad?
Puedo entender que el canal oficial de la transmisión tenga acuerdos para dar prioridad a su elenco y/o invitados de programas asociados.
Pero también, … Ok. Ya entendí.
Por otro lado, ¿para que diablos usted trae un invitado si lo pondrá a entregar premios en un segmento diferido? Pobre Charlie Zaa.

Son observaciones como espectador. Quedaron mas detalles, pero creo que he dado muchos detalles que podría corregirse. No se en cuantos años, pero pueden corregirse.

En fin niños.
Mas de lo mismo.
Los mismos errores.
Y no aprendemos.

MB._

pb

La Feria de las Redes.

05/06/2014

fil2014

Asistir a una fiesta donde los invitados vayan con escepticismo, es algo que debe halagar a sus organizadores. Aunque haya experimentado una baja asistencia con respecto a su convocatoria anterior.

En cuanto a mí se refiere, no puedo dejar pasar la oportunidad de quejarme y atacar como todo el que asiste a la Plaza de la Cultura, sobre como volvemos a lo mismo: desorden, caos, calor, stands innecesarios y por supuesto, menos incentivo a la lectura.

Pero antes de iniciar mi recorrido por esta decimoséptima entrega de “la fiesta de la cultura”, quise `recorrer` el evento por la panacea errediana de los últimos tiempos: las redes sociales (OJO solo Twitter aplica a las RSS en ERREDE.) Y todo se leía/veía bonito. Si hasta un concurso de `selfie` había, todo auspiciado con el dinero de mis impuestos, sobre todo con una institución que nada tiene que ver con literatura (excepto, la de los libros de contabilidad que deberían auditarle 4 veces al mes, mínimo.) En fin, que el fin de semana previo a su clausura, me encaminé a la estación del Metro (recuérdenme luego escribir algo sobre la parada inicial/final de este transporte/servicio.)

Al llegar, me invadió el jolgorio y un breve sentimiento gregario me dijo que la pasaría bien. Falso. No me sentí para nada jacarandoso cuando ví que al lado del Teatro Nacional no estaba la unidad móvil de Telemicro. ¡Que decepción!… para todos los que esperaban sentirse `urbanos`. En su lugar, estaba el stand del país invitado: Panamá. Así es que seguí directo a la recién inaugurada plaza de la Cantora de la Patria, ubicada frente al teatro… Una rustica columna (hecha a la carrera), le daba el toque delicado que necesitaba la desidia reflejada en unos ladrillos azotados por el tiempo.

Pero al menos, la música de nuestra Sonia Silvestre sonaba de fondo no solo en los altavoces, sino en Café Bohemio, ese lugar exquisito para encontrarse con personas desconocidas,  y hasta con gente agradable. No sin antes evaluar el ROBO a la clara con esa declaración de gastos sobre el stand del Ministerio de Educación.

Y bueno, luego de aprovechar algunas ofertas en par de stands (librería de Cultura, Santillana e Isla Negra), el recorrido casi llega a su final con una visita al Museo de Arte Moderno, con una muestra de “Arte Panameño: Ayer & Hoy”, y claro, la grata sorpresa de una expo sobre las caricaturas del siempre formidable Mercader (me dieron ganas de hacerme una `selfie`, pero luego recordé que ya no tenía chance de participar en el concurso antes mencionado.)

Mi visita a esta feria copada por el bulto mediático de las redes sociales, quedó resumida en `admirar` otros stands o encontrar ofertas literarias de Chespirito/Yoko Ono/Nick Vujicic y `obras clásicas` a mitad de precio. Por cierto, me alegra saber que Gabo fue un éxito de ventas al menos.

Y claro… saborear un pedazo de pizza en el reducido espacio que le dejaron este año al area de comida, junto a la atenta vista de dos cuerpos ante el desorden.

pb