Archive for 24 abril 2010

Conversación 1902 A – 1902 B.

04/24/2010

En una tienda por departamentos, el hombre busco, hasta que una de las de servicio al cliente le interrogó:

– Caballero en que puedo ayudarlo?
– Ah, sí! Ando buscando unos jeans.
– De que size?
– Bueno, pueden ser 33×34.
– Algún color en especifico?
– Si. Pueden ser en ´fuerte azul´ o ´azul marino´.

***

La mujer entro a la pulpería, con intención de dividir el último recurso económico de la casa, a fin de costear el libro que su hijo debía adquirir en la escuela.
Con una papeleta arrugada de un peso,  en sus frágiles y huesudas manos, la mujer dijo:

– Puipero, cámbieme eso en ´medio peso´ o ´cincuenta chele´.

pb

Sing 2 Me.

04/21/2010

Son estas noches frías, las que demuestran que tu calor no es tan ausente, ya que al recordar tus ojos, el color de la luna, se esparce en esta habitación, confundiendo las sabanas en cada pliegue de mi almohada. Como tu pelo.

Son estos momentos que muestran el camino a donde guiarte. No hay duda, ni la menor posible de que abriendo mi memoria, no estés presente. Eso puedes preguntarlo a cada gesto en el que el negro se confunde con el azul. Quien sabe cuál es cual, y quien es quien. Quizá el lado oscuro de algún satélite pueda responderte mejor.

Sí. Más es menos cuando no estás, o no te veo.

pb

Futuro RD.

04/20/2010


Un día, todo se fue a la mierda en Quisqueya la embarrada. No fue a causa de un terremoto, ni del calentamiento global; mucho menos por la ´deuda eterna´ o algún político; aunque quizá a estos últimos metieron su mano para ver si les caía algo, como un maná mediático patrocinado por el norte.

Esa mañana, no había salido publicado ningún periódico; la estática se hizo presente en las ondas de radio y tv; aunque miles de carros estuviesen transitando por las calles de Santo  Domingo, no se vio a ningún vendedor de tarjetas de llamadas, perros, musú para fregar o  bañarse. Tampoco hubo conductor que pronunciara 4 mala palabras compuestas, ante un niño
aspirante a presidente, con una esponja en la mano, listo para limpiar el cristal de  cualquier vehículo.

Al mediodía de ese día, solo equiparable con días festivos como un 27 de Febrero o un 16 de  Mayo, no hubo quien se preocupara por averiguar si había llegado el agua o la luz, o si en  tal plaza habría Wi-Fi para continuar la conversación vía Blackberry, con la persona que se  tenía en frente. El sol, durante su trayecto por Quisqueya la desencajada, calentaba las aguas que bañan los malecones desde Puerto Plata hasta San Cristóbal, regresando de vuelta y olvidando seguir su curso hasta el profundo sur, el cuál es siempre echado a un lado, pero también existe.

Esa tarde del día, cuando todo se llenó de pupú ´en la más hermosa tierra que ojos hayan  visto; en los campos, las vacas se habrían ordeñado solas y los bueyes no tuvieron que  esperar Corpus Christi: descansaron como Dios al 7mo día. El campo se mecía solo con la brisa empujada por sus valles y cordilleras.
La noche cayó como la ropa de una mega diva en la cama de un ´Turpén´. En todo el territorio,  nadie se preocupo por las horas pico, con el afán de ´Los Dueños del País´ de Fenatrano,  Conatra y la 8va plaga del Egipto en el Caribe, conocida como los nuevos taxis amarillos.

En fin, que República Dominicana se había quedado sin gente. Una soledad total se expandía por los 48 mil km cuadrados del hogar de Duarte. Y claro, botín de Pedro Santana y Trujillo.

La alarma fue a nivel mundial. Solo los familiares en el extranjero, de los 9 millones de  dominicanos, se preocuparon por pocas horas.
El misterio quedo resuelto luego de cientos de llamadas a celulares, ya que en Quisqueya la  abandonada, nadie respondía  teléfonos residenciales ni de oficina.

Aunque la última llamada respondida desde un teléfono fijo, la realizó un piloto de avioneta desde el AILA, quién luego de ponerle candado al país, y cerrar los toldos de nuestras  playas; partimos con destino a Puerto Príncipe donde nos esperaba una nueva patria, llena de bonanza y muchas esperanzas, depositadas en varias cuentas en Suiza, producto de las recaudaciones y donativos, para los afectados del terremoto que sacudió a esa otra media  isla: Haití.

pb

Por Ejemplo.

04/18/2010

Si ombe, por ejemplo.

En cada hombre que deja la vida tras las bocanadas de un cigarrillo; en la señora que reparte bendiciones con cada tratados biblicos que entrega; en el cobrador de guagua que nos oferta mejores destinos, pidiendonos ir ´pegaitos como anoche´; en la banca de loteria dela esquina, que nos acerca mas al sueño de ser un ´nuevo rico´; en cada una de estas estampas, de seguro encontraremos a ese Dominicano que creiamos perdido.

Si Ud.  no se encuentra ilustrado en cada una de estas imagenes, entonces montese mas a menudo en transporte publico, juege la loto siempre que pueda, no rechace a la doña que le pasa un papelito ofreciendo salvacion. todo esto lo vemos a diario.

Recuerde: Ser peaton en Santo Domingo es otra forma de deporte extremo.

pb