Posts Tagged ‘omsa’

Summum.

04/21/2009

nino11

Subiendo a la cima de un recuerdo, el hombre se lanzó al vacio. Cayó sobre la espuma de un capuccino rebotando hasta deslizarse fielmente en la goma de una OMSA, que pasaba frente al farol que iluminaba las lineas peatonales de la chica con curvas rectas.

La mujer, al sentir el peso de ´algo´ sobre su cuerpo, tapó sus ojos para no sentir en sus retinas, la luz transparentada y fulgurante que emitia el hombre, a través de un hilo de baba viscosa, la cuál brotaba de la boca de un niño que contemplaba la escena.

pb

Anuncios

Para Mamá y sus Verduras…

09/30/2008

Y fíjate que la vida es taaan frágil, pero taaan frágil, que a veces uno no se imagina lo duro que sería perder esa fragilidad que todos llevamos dentro, y que no sabemos. Porque para eso son las lágrimas, para teñir de tristeza los momentos alegres de la nostalgia, pero nunca los momentos tristes de la triste tristeza. Uno dice que querrá más, que amara más, que más más más es igual a más, pero eso es embuste ombe!, que fíjate, no bien pensamos en planificar  nuestra vida buscando la felicidad, cuando nuestro pesimismo, tan diligente él, se encarga de dañarnos la otra mitad de vida que destinaríamos a ser, ¨disque¨ felices. Y mamá se empeña en que comamos las verduras, en que tomemos nuestro jugo de zanahoria, en que nos levantemos temprano para ir al trabajo, y nosotros los hijos de nuestras madres solo sabemos hacer lo que sabemos: desobedecemos. Porque las verduras son nobles no les creemos; como la zanahoria nos cae mal, le acusamos de mala leche; y como el trabajo es eso, un trabajo, no nos quita el sueño el llegar tarde, por eso y por eso también, no le hacemos caso a mamá, y cuando mamá se nos quiere morir de vergüenza por tan buenos hijos, nosotros creemos que se nos va la vida por tan mala que es mamá. Al menos eso creemos. Pero luego ella coje la OMSA de papá Dios, y entonces ahí preguntamos donde están las legumbres para el desayuno, que mira que se me hace tarde y no encuentro los zapatos, pero que si mamá estuviera, otra vaina seria la vida.

pb

Villa Metro on a Ride.

03/26/2008
villa-metro.jpg

A pesar de que el avance y el progreso ya lo tenemos a un ´metro´ de distancia, hacer el trayecto hasta Chicharrón city, es placentero. Me trae muchos recuerdos, cruzar el puente sobre el Rio Isabela, con la antigua cementera a la izquierda, y la miseria del hoyo de chulín a la derecha. El depósito de chatarra al lado opuesto de la margen del rio, siempre me ha parecido el escenario ideal para rodar la 7ma parte de Terminator.

En el carro público en que me desplazo hacía mi destino, retumba la voz de un bachatero que clama ser coronado como el santo cachón, antes que ser abandonado por su media naranja, que le ha salido pluribraguetera. Puta, eso.
En el camino, recorro en mi memoria los años que viví en Villa Metro. Ahora, me siento extranjero en mi propio territorio. No es para menos.
Ya las columnas que soportan los rieles que amenazan la estabilidad económica de ´los dueños del pais´, distorsionan el paisaje de la fauna local, donde una doña mantiene la tradición de antaño, al echar en un caldero, las visceras disecadas de alguna vaca, perdida en una copla setentera.

Mis oidos, ya tienen el soundtrack perfecto que ambienta el aspecto de municipio que exhibe una localidad como Sto Dgo Norte. Si hasta ayuntamiento y un ´baton valé´ posee.

´Prime Time Of your Life´ de Daft Punk, me hace el coro en cada cabeceo que doy.
El chofer, hombre de poca fé en cuanto a los que no comparten la música de amargue, me mira de reojo.

– Amigo, pó uté va entretenío con su musikita – me dice, pero yo no le oigo.

Me hace seña con la mano, soltando el guia y con la otra mano echando los $12 pesos del pasaje en un envase de shampoo BPT, que le acaba de pasar una señora, que ocupa el asiento trasero.
Yo, que voy como co-piloto, observo la maniobra de ese enajenado de los ´bipers car´e gato´, y le respondo: ´Perdón chofer. Decia…?´

Ya con la mano izquierda en el volante, me repite la seña con la derecha, de que en las bocinas de mi MP4, hay una fiesta, y a él no lo han invitado.

– No, disiendo q uté va gozando con su musika – repite.
– Sí. Usted sabe, eso eso es pa´embullame un rato – respondo.
– Ahhh!!! – es lo único que le escucho decir.

En una parada de la OMSA, una mujer dá testimonio de que el peatón no es gente: con un bulto de ropa al lado, una niña en los brazos, y otro niño, tratando de hacer equilibrio sobre el aerodinámico asiento de metal, en la parada.

A la altura de Buena Vista 1era, contemplo lo que queda de la Vieja Habana, ahora convertido en una disco terraza. Que pena deberian sentir Los Diplómaticos de Haití, Bartolito y sus Bravos del Son, y también porqué no?, Chencha, ahora sin Bonyé a su lado.

– Pero amigo, eso q uté ta oyendo, suena duro! – me dice el chofer, que continúa – diablo, eso e´un chikichi chikichi, como una guira que uté lleva ahí sonando.
– Si ombe chofer, hay que matar el tiempo con algo – le digo, medio ´jarto´.
– Eso e´jun ´aipol´? – pregunta.
– Eh, no – respondo.
– Un celulal? – recontra pregunta de nuevo.
– Si – le digo para salir del paso, pero en esta ocasión más calmado.
– Yo no entiendo mucho to´esa cosa de agora, pero uté vé, un hombre bruto como yo, le guta tan enterao de to´la cosa q hay en la vida – me dice con ánimos de seguir la conversación.

Casi llegando a la Urbanización Primaveral, en la entrada de la Urb. El Edén, observo la altura de una de las estaciónes del metro, que en ese punto ha sido nombrada ´Mamá Tingó´. Paradójico, una activista que murió por sus tierras de cultivo, ahora recibe un homenaje de esta clase, en un territorio expropiado.

– Chofer dejame por donde pueda – digo, acomodando mis costillas maltratadas por el asiento.
– Ta´ bien amigo, cuidese. Yo sé q eso q uté lleva ahí e´jun ´aipol´, pero yo pa´ q uté sepa q lo atracadore tan acabando con eso japarato – me dice, mostrando una sonrisa adornada con un diente de plata, que de seguro nunca ha brillado, como el de Pedro Navaja.

pb

Así Mimazo… De Este Lado.

02/27/2008
metro-sto-dgo.jpg

Yo pagaría dos veces, para que fueras tu misma dos veces más. No me importaría que fueras la misma para otro, siempre serás la misma para mí. Es lo que importa. Es lo que quiero. Ambos queremos ser los mismos siempre. Que importa que matemos la poesía.

En ambos renacerá al instante de nacer dentro de cada uno. Tu abajo y yo arriba, o viceversa, o de costado, o como nos plazca. Haremos que nuestros cuerpos rimen, que sean versos, que sean eternos. Como los diamantes, ay!

Tengo tiempo para no saber lo que necesito, para suponer lo que sé, para olvidar lo que aprendo y para aprender lo que no olvido.

Oh! Chica que bien te ves, que bien te va, que cosa la vida. Te guía hasta el puente sin barandas, y luego te pide que no toques nada, que no te aferres a las cosas materiales. Aún así sepas que te salvarías, que vivirías para contarlo. Que al otro lado estas tú.
Pero el camino esta bloqueado por esa grieta en el piso llamada decisión. Y uno muy tonto, decide. ¨Ay! No! Le temo a las alturas¨.

Recuerda, siempre espero por ti, pero tu ni siquiera esperas que te espere con desespero, sin nada de todo, y con toda la nada. Así mimazo. Sin tapujos ni tapones. Vía libre. OMSA vacía. Metro inaugurado. Corazones abiertos. Pero mira que vaina. De aquel lado estás con otro. Con él. Y yo con ella. Con la soledad. De este lado.

pb

Si Sientes Que…

07/31/2007

omsa.jpg

Si de momento sientes que la paciencia se te va de vacaciones, o que llegarás primer a la parada antes que la OMSA, o que todos te acosan sin sentido, entonces déjame decirte que al fin y al cabo la vida es eso.

Preocuparse por esa manecilla del reloj que avanza y avanza sin dejar de mirarnos y decirnos: Mira que corta te hago la vida; mira que larga te hago la muerte´.

Relájate. Cual es la prisa? Nunca es tarde para llegar a un entierro. Si es tuyo, menos.

Un consejo: tómalo con calma y un poco de hielo. Y si se pone peluda la cosa, envíale un Email a Dios, que si no te responde es una de dos: O se le cayó el servidor, o Jodenorte le envió la factura eléctrica y decidió retirar el servicio. Paciencia.

(Publicado en El Caribe. A Menos de 30. Abril 08, 2005)

pb (prestado de BlogSpot)