Posts Tagged ‘espalda’

No Me Lo Creo.

01/19/2009

manodestrellas

Acaso el hecho de cambiar el rollo de papel higiénico del baño cuando se acaba, me hace un hombre perfecto?
Es cosas de dioses, expiar tu mirada lasciva cuando ries?
No me digas que me vuelvo magnanimo, si te toco donde menos esperas que lo haga?
Nuestros momentos te parecen eternos, al compartir lo más minimo de cada detalle?
Es cierto que todo se detiene al besarnos?
Debo sentirme extraordinario, cuando me dices que te gusta cuando acaricio tu espalda, mientras duermes?
Suena ridículo si me creo lo que creo?

pb

Mira, Respira, Desea, Olvida.

11/11/2008

silueta-mujer

El hombre miró la foto cuidadosamente, e imaginó lo que nunca se imaginaria si tuviera de frente a ese demonio vestido de ángel. Mas bien lo que haría.

Pensó que no diría ni una palabra, de no ser por el inconveniente de la ausencia en el deseo, hacía quien debía prodigar todo lo que sentía por momentos. Momentos que parecían eternos.
Hizo un ejercicio mental, y realmente no tuvo que esforzarse mucho.

Besaría el fin de su espalda, el valle de sus caderas, el inicio de sus pasos. Le comería el culo.

Tomaría una siesta en sus pechos sudados, luego de acongojar su alma, al desear algo tan lejos, pero cerca a la vez.

La cubriría con la sabana del éxtasis, aún mojada e impregnada por el aroma del mar  perfumado que de seguro tendría su pelo. Un pelo color madrugada, que enredaría en sus manos, lo tiraría suavemente, y de paso, infringiría el dolor del placer oculto, al escuchar las palabras mas obscenas, convertidas en susurros.
´Tu me plait beacoup!´, seguro le diría. ´Et toi á moi´, querría escuchar.

Hizo la cuenta imaginaria de cuantas pulgadas separarían el suelo de sus muslos. De cuanta saliva necesitaría para allanar el camino en esa pendiente, por las curvas de sus piernas.

De como obtendría el resultado final de unos suspiros moldeados a la medida de su boca.

El hombre miró la foto por otro instante. Pensó que de nada valdría tal esfuerzo mental, por el momento.
Apagó el monitor y salió a caminar al compás de Benedetti… ´somos mucho más que dos´.

pb