Posts Tagged ‘caracas’

Míercoles – Días de Radio 21.

01/30/2008
pista.jpg

En mi post anterior, relaté sobre la experiencia de la presentación de Soda Stereo en Venezuela, para 1997, en aquella memorable gira del ´Ultimo Concierto´.

Sorpresas & Más Sorpresas.
A la salida del parqueo en el Poliedro de Caracas, todos los que asistimos al concierto, no cabiamos dentro de sí por tal magno espectáculo. Rostros de júbilo y exclamaciones de alegría, era todo lo que recuerdo entre mis compañeros.
A todo esto, esperabamos que un autobús nos fuera a buscar, para regresar al hotel. Eran las 2.30am, más o menos, o sea que debiamos regresar al hotel, pero ya!
Para la época, los celulares no se habían popularizado como en la actualidad. Esto quiere decir, que no teniamos manera alguna de comunicarnos con el chofer del bús, a pesar de que habiamos llamado al hotel, desde una cabina telefónica. Nos dijeron que había salido cerca de las 11 de la noche. Y eran casi las 3am!!!

Pánico.
En esas estabamos, cuando el organizador del viaje nos dice que lo mejor es pedir taxi para regresar. Anja! pero taxi para alrededor de 50 personas, que era el grupo nuestro. Lo que decidimos, fué pedir unidades de minibuses para regresar al hotel.
Llegamos a las 4am, al Anauco Hilton, pero la odisea no había concluido. Parqueado a la entrada, encontramos al chofer del bús que debia recogernos a la salida del concierto. Dos gomas pichadas, incluyendo la de repuesto, fueron el motivo por lo que no pudo recogernos. Lo mejor del caso, para completar, es que el vuelo de regreso para RD, era a las 5.40 am. Solo nos dieron 20 minutos para recoger el equipaje y así poder estar de regreso al aeropuerto.

De Nuevo a Tomar un Avión.
Como había comentado, para que el viaje saliera más barato, debimos tomar opciones de escalas. Pues, de regreso a casa, hicimos escala en una de las antillas menores, pero fue tan breve la parada, que apenas pude notar cuando el avión aterrizó y a los pocos minutos, volvia a elevarse.
Pero lo que si recuerdo es que volvimos a aterrizar en Curacao, y lo recuerdo perfectamente por dos hechos:
1. Aquí abordaron varios dominicanos, en su mayoría mujeres. Y a la distancia ya no me apena reconocerlo, pero que mal educados somos, que inconscientes e irreverentes actuamos en tierras extranjeras. Es por ello que somos tan poco bienvenidos en otros lugares, por la falta de educación, sobre todo. Resumiendo: bulla, desorden, desconsideración, gritos, pelea y sobre todo (que verguenza!), demostrando que venimos de un pais donde el hambre se para en cada esquina, a contar sus victimas. Con decir que estos pasajeros, exigieron que el almuerzo se los brindaran como desayuno. Eran alrededor de las 8am, y los sobrecargo, no tuvieron más remedio que acceder a tan terrible decisión. Nadie tomó en cuenta que venian personas durmiendo, y peor aún, que algunos niños venian en ese vuelo. Sin comentarios.
2. Luego de ´resolverle la vida´ a los imbéciles muerto de hambre que estorbaban la tranquilidad del vuelo, en plena pista, del lado izquierdo (exacto del lado de donde venia), se escuchó un estruendo: POOOWWW… !!!
Gente: una de las gomas del tren de aterrizaje trasero, habia reventado!!!
Esto ocurrió, casi en la fase de despegue.

(continuara).

pb

Míercoles – Días de Radio 19.

01/16/2008
poliedro-de-caracas.jpg

En mi post anterior, escribí sobre mi llegada a Venezuela y el episodio de instalarme en el hotel.Advertencia Policíaca.
Con todo el deseo de dar una vuelta por los alrededores del Anauco Hilton de Caracas, dos policias apostados en la entrada de dicho complejo en plena ciudad, nos advirtieron sobre salir a pasear ´con esa pinta de turistas´ que teniamos. Solo nos quedó contemplar los barrios de la periferia de Caracas.
Nos devolvimos a la habitación y vimos un poco de tv. Más tarde, nos dió hambre y salimos a cambiar algunos dolares, y acto seguido a saciar el paladar en un McDonald.
Como no había llamado a casa en todo el día, por el trajin del viaje (obvio), cruzamos la avenida que separaba el Anauco de otro hotel. Compramos una tarjeta y nos dirijimos a un telefono publico (estos no usaban monedas). Luego de las cosabidas frases (cuidate por alla!, etc), ibamos de vuelta a la habitacion.
A los 10 minutos, llegó otro grupo que nos dieron la envidia del viaje: justo cuando un grupo saliamos de hacer las llamadas en el hotel contiguo, ahi mismo habia llegado la limousine que llevaba a Soda Stereo al hotel vecino!!!

Día del Concierto.
Al otro dia, nos levantamos temprano y tomamos un taxi para llegar a una de las plazas comerciales más ´popof´ de Caracas: Chacaito. Dimos vueltas, caminamos, pero lo inolvidable de ese paseo, fué la cantidad de mujeres hermosas!!! Diablog! Eso parecia una pasarela, chicas con perfil y ´flow´ de Miss Universo.
De regreso al hotel, pude contemplar los grandes viaductos, avenidas y edificios que me deslumbraron. Una auténtica ciudad cosmopolita, con todo el avance de una capital vanguardista en su arquitectura.
En verdad el día rindío bastante, porque ya en el hotel, descubrí que al lado estaba ubicado el Museo de Arte Contemporaneo de Caracas!!! Diseñado por el carioca Oscar Niemeyer (mi arquitecto latino favorito!!!), y que tiene forma de piramide invertida. Ufff!
Ya dentro, visité todas las salas que pude en tan solo 2 horas, ya que debiamos prepararnos para salir al concierto.
En fín, en el museo se exhibía una exposición de Pablo Picasso!!! Pude apreciar de cerca, bocetos y obras inconclusas, así como esculturas de este importante artista español.
Como si la adrenalina no cesara, a la salida del museo, entre a una sala virtual donde realicé mi primera conección a Internet!!! Fecha: Sept. 05, 1997.
Demasiado para un solo día. Y eso que faltaba el plato principal del viaje: ver a Soda Stereo en vivo.

En Camino al Poliedro de Caracas!!!
Ya en el bus que nos llevaría al concierto, pude apreciar otras zonas de la ciudad, desde algunas zonas paupérrimas, hasta una serie de pasos a desnivel (elevados). Para calmar la ansiedad de estar en pleno concierto, ibamos cantando canciones de Dynamo, Sueño Stereo y el ´onpló´. Pero curiosamente, se me quedó un tema (del disco ´Signos´), rondando en la cabeza: En Camino. No hay día que recuerde esta canción sin que me traiga a la mente la ciudad de Caracas.
Llegando al lugar del evento, pudimos apreciar filas y filas de vehiculos para ubicarse y tener acceso hasta las entradas del público.
Signo de que estabamos en un pais más organizado que el nuestro, en la entrada del Poliedro, entró un agente de seguridad al bus y pidió mostrar el ticket de cada ocupante del vehiculo. Una persona trató de hacer un chiste malo y el agente por poco y lo desmonta, por faltarle a la autoridad!
Pero ya en pleno terreno del Poliedro, pude notar la inmensidad de lugar y la magnitud de la aventura que viviría desde las 8pm de esa noche.
Con solo decir que el concierto lo realizaron en el parqueo del estadio!!!, y según cálculos, ahí estuvimos unas 45 mil personas!!!
Eran las 5pm, y en el sitio ya habían unas 20 mil!!!
No podía creerlo, ya iba a ver a Soda Stereo.

(continuará)

pb

Míercoles – Días de Radio 18

01/09/2008
venezuela.jpg

En mi post anterior, escribí sobre la aventura de salir de Sto Dgo con destino a Caracas, Venezuela y las peripecias de un aeropuerto a otro.

La Mancha Que Movia La Hélice.
´El cuento es´, que al ver esa sustancia negruzca saliendo de uno de los motores del avión que nos llevaria a Caracas, el compañero de asiento que se habia pasado todo el viaje asustandome, con que el avión se caeria, de buenas a primeras me explicó a que se debia el fenómeno: simple!, cada vez que un avion aterriza, es sometido a un chequeo y claro, se hacen los arreglos de lugar para que la nave esté en optimas condiciones para su vuelo. La mancha se debia seguro a algún lubricante que por efecto del viento, se rodaba por los piñones del motor. Desde ese momento, el pana y yo empezamos a tripiar, y no volvió a joderme más durante la travesía. Casualmente, ví a Jochy hace unas semanas en un centro comercial, y nos saludamos.

Arribando A La Tierra De Bolivar, Las Arepas & Chicas Bellas.
Al aterrizar en la pista del aeropuerto de Venezuela, ya se siente el calor caribeño. Esa tarde, llovía, pero aún así hacía calor. Un autobús nos recogió en la pista, para llevarnos a migración y a la verdad, me sentí como una celebridad. Eramos todos dominicanos en ese vuelo, y al llegar a los puestos de chequeo, todos los presentes nos miraban como si fueramos estrellas de rock o cine. Es que a la verdad, todos llevabamos una pinta de lo más hippie-rockero: ibamos a ver a Soda Stereo!!!
Acto seguido, una persona en la sala de espera, levantaba un cartelón que decía: ´Soda Stereo Rep. Dom. Hotel Hilton´. Como locos, nos metimos en el bus que nos llevaría al Hotel Anauco Hilton de Caracas.

Caracas, La Ciudad De La Euforia.
Surcando laderas, sorteando curvas y atravezando un túnel de cientos de metros de longitud debajo de una gigantesca montaña, el panorama que se observa es impresionante. Caracas, (oficialmente Santiago de León de Caracas) esta situada en un valle conectada por la Autopista Caracas-La Guaira por dos viaductos elevados que, junto a dos túneles, permite el acceso a sus puertos.
Recuerdo que llegando a la ciudad, en una estación de radio, colocaron ´Zoom´ de Soda y luego un spot comercial, anunciando el concierto que ibamos a presenciar. ´A Contratiempo´ de Ana Torroja y ´Wrapped Around Your Finger´ de The Police, sirvieron de banda sonora, al entrar a la ciudad, en un Septiembre gris.
Algo que noté, es que las calles de Caracas parecen el vivo retrato de Villa Juana o Villa Consuelo en Sto Dgo, o Los Pepines en Stgo de los Caballeros, en mi Quisqueya. Fue el primer momento en que me sentí lejos de casa, pero que importaba!!! Me prometí que la iba pasar bien.

Caos En El Anauco Hilton.
Solo por tres cosas se reconoce a un dominicano en cualquier parte del mundo: hablan vociferando, con cualquier ritmo musical mueven la cabeza o los pies, y en cualquier recepción de hotel hacen un tumulto porque todos quieren ser el primero en ser atendido. Así mismo!
Yo no me metí en el lio de reclamar mi habitación, porque a la verdad estaba cansado por el viaje, así es que me senté en un sofá muy cómodo por cierto, y contemplé la llovizna que caia sobre la ciudad. En esos momentos, recuerdo que llegó el difunto Edwin Gomez con su equipo de Desde El Medio Tours y todos los que fueron en ese tour. Alberto Zayas, cámara en mano, fué uno de los que más me alegró ver por esos lados. 1 hora más tarde, ya estaba acomodado en mi habitación con vista a la ciudad, en el piso 23 de ese inmenso edificio. Sentí un poco de pánico, ya que nunca había estado en un piso tan alto. Lo más lejos que habia subido era al piso 8 del Huacalito, aquí en la capital.

Como el hospedaje no incluía las comidas, un grupo nos dispusimos a recorrer la plaza del Anauco, ya que tiene de todo en su interior: hotel, apartamentos, tiendas, supermercados, museo, en fin, un mundo!!!
Pero intentamos salir a la calle, para conocer un poco la ciudad desde adentro, hasta que una persona nos advirtió: Cuidado, si salen del complejo del hotel, no nos hacemos responsables de lo que les suceda!

(continuará).

pb