Posts Tagged ‘boca’

Como Así…

09/18/2009

JetBlue Trip

Fue una noche donde todo parecía crecer al compás de sus curvas.
Entonces me pregunté, porqué no?

Pero sabemos como es todo en esta sociedad, donde todo se cuestiona. Bien.
Me preguntaba como podría probar sus labios. Como podía delinear sus curvas. Como podría tocarla por completo.
Fue entonces cuando me dije: ´Loco, pero esa jeva soporta!´.

Ahí me detuve, y creí que tampoco todo es real, cuando en la mente todo crece al nivel de la cerveza cuando está caliente. Pero que va. Su imagen me quemaba como el alcohol en ebullición.
´Se jodió la vaina´, pensé.

No valía el correo dominicano. Mucho menos Twitter, FaceBook, Gmail, MSN. O séa, Hi-5 resultaría chopo.

Tons, me dije a mismo: ´Mi mismo, esa vaina no funciona así. Dígale que se van a juntar antes que llegue el 2012; antes que Faraonel se reeliga (si es que tiene cojones); antes que Hipólito o el MVP lleguen a ´la silla´; antes que en Quisqueya ´la pendeja´ tengan energía eléctrica 24 horas corrida; antes que cualquíer cosa fuera posible en un país donde a la moneda nacional le dicen ´tolete´.
Que vaina! Todo parecía díficil y confuso.
Na!.

Pa´eso ´taban´ los celulares. Oh Dios! Diste un ejemplo de que no solo en la Biblia existes!

Mini mensajes venían e iban; o sea, nunca recibí respuesta.
Pero eso cambiaría.

Jet Blue, American Eagle, o Eastern me han dado la esperanza de que los ´gringos´ no solo son Disneyworld, Coca Cola o Mc Donalds. Nunca de Bani! (siempre de Azua).

Todo pasó. Todo fue posible. Todo fue todo. Mierda pa´ to´ el mundo!.
La vaina es que sucedió.

Hasta ahí no puedo contar. Lo siento. Sorry. Desolé.

Algún dia diga ´que lo qué´.
In the meantime, i´m hearing the band 311.
Maybe someone could understand.
No now.

pb

Me Gustan (x4).

08/03/2009

sueño

Eran cerca de las 4am, cuando en solo 27 segundos atravesé el túnel de la 27 (cruzando la Churchill y la Lincoln a 120km/h), como la ´jon del diablo´. Dentro de mi Chinola Mutante, ICSR Project sonaba ´a tó lo que dá´ con ´X (Siempre me ha gustado). El bass retumbaba en mi cabeza y los drums me hacían cabecear.

Era fantástico ver la ciudad dormida. Las calles desiertas en un Santo Domingo reposando la ´jartura´ de la noche, luego de un día de labores. No me extrañó el no encontrar vendedores de tarjetas en los semáforos. Mucho menos no encontrarme un Ñamet haciendo señas a lo´ loco, mientras un tapón crece como las lombrices en la barriga del haitianito que pide entre bocinas y ´guaguas voladoras´.

Con la ciudad dormida, iba camino a encontrarme con sus pechos somnolientos. Sus caderas abultadas y perfumadas por el suavizante de la ropa. Su boca quieta y con las ansias de despertar los gallos, y sus manos arropadas debajo de la almohada.

Llegúe, y todo despertó.

pb

Tu Boca…

01/29/2009

viento

Mi boca me sabe a tu boca… mis labios piden los tuyos… Claro eso es facil de decir y escribir… pero mientras tanto, seguire respirando, ya que de esa manera mi aliento me evoca tu aliento. De manera, que cada vez que respire de ahora en adelante, sentire que te respiro, que te vivo, que te siento.

Las vainas que hacen los sentidos.

pb

Mira, Respira, Desea, Olvida.

11/11/2008

silueta-mujer

El hombre miró la foto cuidadosamente, e imaginó lo que nunca se imaginaria si tuviera de frente a ese demonio vestido de ángel. Mas bien lo que haría.

Pensó que no diría ni una palabra, de no ser por el inconveniente de la ausencia en el deseo, hacía quien debía prodigar todo lo que sentía por momentos. Momentos que parecían eternos.
Hizo un ejercicio mental, y realmente no tuvo que esforzarse mucho.

Besaría el fin de su espalda, el valle de sus caderas, el inicio de sus pasos. Le comería el culo.

Tomaría una siesta en sus pechos sudados, luego de acongojar su alma, al desear algo tan lejos, pero cerca a la vez.

La cubriría con la sabana del éxtasis, aún mojada e impregnada por el aroma del mar  perfumado que de seguro tendría su pelo. Un pelo color madrugada, que enredaría en sus manos, lo tiraría suavemente, y de paso, infringiría el dolor del placer oculto, al escuchar las palabras mas obscenas, convertidas en susurros.
´Tu me plait beacoup!´, seguro le diría. ´Et toi á moi´, querría escuchar.

Hizo la cuenta imaginaria de cuantas pulgadas separarían el suelo de sus muslos. De cuanta saliva necesitaría para allanar el camino en esa pendiente, por las curvas de sus piernas.

De como obtendría el resultado final de unos suspiros moldeados a la medida de su boca.

El hombre miró la foto por otro instante. Pensó que de nada valdría tal esfuerzo mental, por el momento.
Apagó el monitor y salió a caminar al compás de Benedetti… ´somos mucho más que dos´.

pb