Posts Tagged ‘bar’

Noche de Máscaras.

11/26/2008

bar

La mujer vio al hombre al otro lado del bar. Escudriñó sus pasos, hasta que lo tuvo cerca.
Sus curvas transparentadas en su bello vestido color púrpura con detalles bizantinos, hizo el contoneo propio del lenguaje corporal, dando el aviso de que buscaba un encuentro cercano, de cualquier tipo.

El hombre avanzó lentamente, tanto como le permitió el deseo imperioso de descubrir quien le invitaba con la mirada, a perderse en una noche de máscaras, sin necesidad de esperar la medianoche; mucho menos a descubrir quien era quien, mas aun a descubrir que guardaba cada uno bajo la ropa.

Se saludaron como si se conocieran. Y al instante del contacto en sus mejillas, desearon tácitamente, haberse conocido desde hace tiempo, para no perder mas tiempo en la ligereza de la diplomacia, y las aburridas pláticas del ´Hola buenas noche, como se siente?´.

El hombre y la mujer, ordenaron dos tragos de vodka tonic. Ella, al sentir el roce del borde del vaso en sus labios, tuvo la impresión de tocar los labios de él. Él, al sentir el sabor metalico del alcohol en su lengua, tuvo la impresión de que era la espalda de ella, que junto a la gota de sudor que se deslizaba en la espina dorsal, daba la mezcla exacta para encender el momento.

La música del lugar les llevó a acercarce mas. Los pechos de ella, le diero a él, el diametro exacto que podria abarcar su mano. La espalda de él, fue impactada por los dedos de ella. El abrazo fue mutuo.

´Me gusta tu cuerpo´ dijo él, en un sincero arrebato de la complicidad, sabiendo que ella lo sabia.
Acto seguido, su lengua se posó en su oreja derecha, explorando el lobulo completo. Aspiró su aroma de hembra en celo.
Ella, no dijo mas.

Pagaron, y el bar quedó igual de animado como la noche que les esperaba a él y ella.

pb

Remember 2 Much.

09/26/2008

Entonces ese día, Robert llegó tarde al trabajo, chocó un perro que buscaba lo que sea en el zafacón en la esquina de su casa, y pa´colmo, su mujer pensó que él le habia ´pegado cuerno´ porque el carro olía a ´hembra´ en la mañana siguiente. Si ella hubiera revisado debajo del asiento del carro, encontraria una funda con un perfume que él le compro, de sorpresa.

Desde hacia varias semanas, Robert añoraba su días de juventud, cuando soñaba con volver a montá bici-cross en el malecón o ser parte de Los Escorpiones, un grupo de patinadores de Los Mameyes. Rememoraba los años mozos de ir al Cineplex Naco, beberse una malteada de las de Bon él solito, y masticar Super Globo o Frugus, hasta que le doliera la ´quijá´.

Seguidor empedernido de la lucha de Jack Veneno, le alzaba un lao´a sus padres para que lo llevaran a Pizzeria Luiggi´s en la Duarte. Fiel lector de los paquitos de Memin, Kalimán y Aguila Solitaria, tampoco se perdía ´Different Strokes´ o lo que era lo mismo ´Blanco & Negro´, con Arnold, sobre todo cuando decia: ´De que estás hablando Willis?´.

De vez en cuando, mientras recordaba todo esto, se rascaba la rodilla derecha, producto de una caída que sufrió en el Toro Mecánico del Quisqueya Park, fractura que le obligó a usar yeso por 2 meses. Fué en vano tal sacrificio, porque a la semana de andar libre y sin muletas, fué a celebrar el acontecimineto en Mundo Sobre Ruedas. Resultado: otra fractura, esta vez en la misma pierna y un brazo. Pero él gozaba de estos recuerdos como se disfrutaban los tragos en Daiquiri de la Lincoln, con un chimi de los de Marcial. Eran otros tiempos.

Pero la nostalgia invadió su ser, cuando recibió un mini mensaje en el celular, donde la esposa le reprochaba el hecho de que al finalizar la semana, luego de un trabajo agotador en una firma de bienes raices, Robert se reunia con sus amigos y colegas en algún bar, para disipar el stress acumulado.
A su mente llegaron los lunes de Café Atlántico, losTom Collins de Don Pincho, o la ronquera del karaoke en Sr. Sandwich.

Por eso, un sábado bien temprano, Robert tomó su celular y llamó a to´los panas perdidos de la universidad, y los del trabajo.
Ya a la 6pm, su apartamento parecía un hormiguero de gente.
Se armó la rumba. Solo hasta las 8.20pm cuando Isabelle, la esposa de Robert, llegó del salón con dos amigas.
Se armó una comparsa de yo te digo y no me jodas.

El espectáculo fué aplacado por dos polincuentes que llegarón a solicitud de los vecinos. Hasta el muchacho del ´delivery´ que fué a llevar dos fundas de hielo, quedó tranca´o esa noche.

El domingo, luego de 6 llamadas a oficiales de uniformes kakis y más pinos en el kepis que en Jarabacoa, los acusados de alterar el orden del sueño y la tranquilidad del condominio, fueron liberados.

Robert, fué a trabajar el lunes siguiente, con los mismos recuerdos de siempre en su mente.

pb

El Análisis en Tiempos de Ocio.

04/02/2008
mancha.gif

A veces, en momentos de algunos ´breaks´ que le damos al cerebro, uno piensa muchas cosas a veces sin sentido. Y porque no?, hasta descifrando cosas que podrían ser de los más trivial.

Por ejemplo, escuché a una persona haciendo uso del refrán: ´Eso era de cuando cuca bailaba´. Anja! Quien es en realidad Cuca? Está viva? Y si lo está, cuantos años tiene? Y si en verdad bailaba, suponiendo que nos referimos a otros tiempos, que bailaba?

Otra cosa que me llegó a la mente: los cuentos orales, los ´coloraos´ y de otros colores, sumando los que nos contamos por teléfono, o en algunna reunión de ´chercha´ entra panas, en realidad, carecen de título. Al menos que los leamos en un libro, revista/periódico o el infernet, nunca recordamos un cuento contado por su título, sino por una referencia circunstancial.

Tambíén me he fijado en algo: siempre que vemos a una mujer en un bar, café o discoteca, los hombres tenemos la osadía de dar por hecho, de que esa mujer está en ´busqueda´ (tratando de atrapar a un hombre). Los menos prejuiciados, podrían pensar que espera a otra persona.
Pero el análisis y juicio de valor, siempre apunta que puede estar interesada en todo, menos en pasar un momento a solas consigo misma. Por supuesto, eso responde a un patrón propio del machismo imperante en mi pais: República Dominicana.
Es que es más fácil ver a un hombre ´dando aco´ y ahogando las penas (aunque estas sepan nadar); que ver a una mujer, tratando escapar de su soledad, aún así, la soledad la espere cada noche sentada en la cama.

Y así, podría enumerar cientos de cosas que le pasan a uno por la cabeza, no por falta de ocupación, sino para darle un ´break´ al cerebro.

pb

Te Besaré…

02/28/2008
mar.jpg

Te invitaré a un bar, donde sólo tu mirada me embriagará…
O mejor aún, al rio de los sueños secuestrados…
Siempre y cuando me recuerdes la noche que ambos quisimos que fuera eterna…
Y continuo pensando a donde guiarte, a donde llevarte…

Se me ocurre el mar, no sé tú, pero a mí, el mar es lo que se me ocurre…
Es tan sincero en la mañana, tan intenso al mediodía y tan sereno en la noche, como tu piel…
Por eso y por lo otro, por lo que recuerdo y no olvido, te besaré lo suficiente para que sea bastante, y no dejaré que sea tarde para estar a tiempo en tu tiempo, con tu cuerpo, tus cabellos, tus labios tiernos de niño risueño que mira y hace como que no, pero si, mira y re mira. Pero en cambio tu, te delatas y eso me encanta, solo que hago como si no hiciera, y mis ojos danzan al ritmo  de tu cara. Eso.

Claro, no hay nada oscuro entre nosotros.
No hay nada vacio entre el espacio que nos separa, que nos aleja para que estemos cerca… más cerca.

pb