Archive for 13/08/07

Motivo Expresso.

08/13/2007

capuccino.jpg

Cuantas veces no hemos dicho: ´Que hija-de-la-gran-puta-es-la-vida!!!´. Muchas, verdad?

Es casi un revelación que me llega, mientras espero a una vieja amiga, para reunirnos y llegar a Libreria Cuesta, para asi disfrutar de una tarde entre libros, música ambiental y café con tostadas. Pero el encuentro es más especial, ya que tengo años que no veo a Luisa (mi amiga), luego de que se fuera a vivir pa´l norte.

Hemos quedado de reunirnos en Plaza Central, cuando por fin llega (10 minutos tarde, pero llega). Nos damos los saludos de rigor.

Al salir por la puerta de la 27 de Febrero, esperamos a que el tráfico nos permita cruzar la avenida para caminar por el boulevard. Detrás de nosotros, entre el ´gentío´, un vendedor de tarjetas de llamadas, le come el culo con los ojos a Luisa. Yo, insisto en una interrogante: ´Dios mio, pero es verdad que en Santo Domingo, ser peatón es otra forma de deporte extremo?´.

Luego de cruzar la 27 y tomar el boulevard, Luisa me pone al día con respecto a su vida: su papá murió hace un año de un infarto; su hermana es casi una ´jamona´ oficial, en cambio ella no, ya que se casará dentro de 2 meses con un dominicano que conoció en un viaje que hizo a méxico; a su mamá le dá 3 pito lo que ella haga, etc, etc, etc.

Entre anécdotas, cuentos, chismes y recuerdos del pasado, contemplamos a todo lo largo del boulevard, la larga fila del tapón que se forma hasta la ´Lincoln´. Antes de cruzar la avenida de nuevo, veo la cantidad de yipetas del año esperando el ´verde´, en cuyo interior se puede adivinar el frio intenso del aire acondicionado a to´lo que dá. Paradas encima de la linea del peatón, las yipetas delatan el drama de sus conductores, gente que tiene millones de excusas para ocultar sus miserias y justificar sus fortunas.
Muchas cosas se pueden ver: Una Mega Mami se retoca el ´make up´; un señor de canas verdes, sonrie con su V3 pegado a la oreja; en la parte trasera de una Murano, una señora ´coje lucha´ con un helado y una niña que padece Sindrome de Down; al lado de la Murano, una señora conduce un BM-doble stress. Se mira en el espejo retrovisor, queriendo y no queriendo encontrar alguna arruga atrevida entre sus pómulos y ojos. En fin, todos son ´pobre diablos´, de su propio destino. Total, son tan pobres que lo único que tienen, es dinero (aunque eso no es malo tampoco).

Ya en Cuesta, Luisa me cuenta su ´desgracia´. A pesar de que a su madre le dá igual lo que ella haga, no esta de acuerdo con su matrimonio.
– Y porqué – pregunto.
– Imaginate Manu – me dice, dejandome en el aire.
– No, no sé. Dime que pasa – insisto.
– Oh, que a mami se le ha cogio con que Alfredo na´má ta´conmigo por dinero. Pero yo sé que no.
– Pero en verdad no creo. Según tu me cuentas, el parece una persona con buenas intenciónes. Donde e´que´l vive me dijiste? – pregunto.
– En Los Mina – responde.
– Bueno, y porque tu mamá cree que el esta contigo por ´cualto´ – vuelvo a preguntar, y al mismo tiempo me pregunto, dinero de donde, si Luisa es una debaratá, como yo.
– Oh, de lo que nos dejó papi cuando murió.
– Anjá? y cuanto les dejó? – pregunto, sin ánimo de que la emoción se note.
– 20 millone de dólare! Lo que le causó el infarto a papi cuando cayó duro, al sacarse la Loto de Miami.

Sin prisa, me quedo callado y pido dos capuccino.

pb